Iván MIEDHO: «Hay una moral enfermiza que casi roza la censura. Donde yo sólo veo sexo, otras personas ven un problema de conducta»

El artista madrileño habla abiertamente con Negro Mundo sobre sexo, salud mental y sus obras más importantes

El color y la luz frente a la oscuridad y el negro… Sería lógico pensar que estos elementos no pueden entremezclarse. Como el agua y el aceite. No obstante, en las entrañas de Madrid nació hace 35 años un artista capaz de hacerlo, obviando lo establecido, ignorando las normas, teniendo claro que las reglas están para saltárselas y guiándose únicamente por sus sentimientos más profundos. De la mano de sus musas y demonios, siempre presentes.

A Iván MIEDHO (acrónimo de Mind Industrial of Echo and Disorder Hate and Obsessive) sus inquietudes no le permiten centrarse en una única disciplina artística. Es por ello que ha incursionado en la pintura, la fotografía y el vídeoarte.

Su figura ha sido abrazada en el marco estatal de la cultura y el espectáculo por escritores como José Carlos Somoza, Megan Maxwell, Inmaculada Salomón -la primera bailarina de Ballet Nacional de España- o la actriz Amarna Miller. Todos ellos, artistas con los que ha trabajado codo con codo para lograr unos resultados que no han tardado en hacerse eco en la prensa nacional, apareciendo en diarios como ABC, El Mundo o La Vanguardia.

En esta ocasión nos ha abierto amablemente las puertas a Negro Mundo para dejarnos conocer más sobre su faceta como artista, hablar de sus trabajos actuales, pasados y futuros.


Negro Mundo. En sus obras conviven en simbiosis la luz y las tinieblas. Se funden en una. ¿Por qué?

Iván MIEDHO. Quizás porque es un reflejo de mi propia personalidad. Es la forma en la que veo el mundo. En la vida existen momentos de pura luz y momentos de profunda oscuridad. Eso nos hace humanos.

N.M. De entre todas las artes que practica, ¿con cuál se siente más cómodo?

I.M. Ahora mismo estoy desarrollando varios trabajos al mismo tiempo: Por un lado, estoy trabajando mezclando ilustración digital y pintura tradicional para mi próxima serie Reflecting Gods.  También estoy colaborando con una empresa de tecnología española llamada TooQ. Donde estoy desarrollando una serie de pinturas abstractas que será la nueva imagen con el objetivo de crear una simbiosis entre arte y tecnología, que convivan y puedan nutrirse ambas. A la vez sigo trabajando en distintos grabados para la serie de Musas que sigo promocionando en mis exposiciones. Y como última novedad, estoy creando unas obras enfocadas a hablar de la problemática sexual de nuestra sociedad, de los tabús que existen y del puritanismo. En estas obras reinterpreto escenas sexuales explícitas, las redibujo, las dulcifico, las acomodo a un mundo donde pueden tener cabida.

No sabría decirte con que disciplina me siento más cómodo, me gusta mezclar diferentes técnicas y crear algo nuevo. Tengo mis momentos para cada una de ellas, a veces simplemente me gusta coger un lápiz y dibujar, otras veces necesito hacer algo más complejo y elaborado.

Iván MIEDHO

N.M. ¿Cuándo y cómo despertaron sus inquietudes artísticas?

I.M. No lo sé realmente, siempre he sentido que tenía que dibujar, pintar, crear algo. Quizás fue algo que me inculcaron de pequeño. Desde siempre tengo el recuerdo de querer plasmar mi propio mundo.

N.M. En su galería hay obras que exploran la sexualidad de forma explícita. ¿Considera que, en términos generales, los artistas se reprimen a la hora de mostrar el sexo como algo natural en sus obras?

I.M. Creo que existe una extraña barrera entre sexo y arte. Es un tema que siempre se ha tratado y que siempre ha levantado polémica. Las obras explícitamente sexuales, a día de hoy, siguen molestando. Hay gente que le incomoda las obras en donde se ve una felación y alegan que no son de buen gusto o que cosifico a la mujer. Ahora mismo hay una moral enfermiza que casi roza la censura. Nos dicen como nos tenemos que comportar, incluso como nos tenemos que sentir. Donde yo solamente veo sexo, otras personas ven un problema de conducta. Es a ese puritanismo al que quiero criticar con estas obras. Y sí, pienso que de alguna forma hay ciertos aspectos en donde los artistas se pueden llegar a reprimir para no recibir una crítica.

«Para mí no hay límite entre la pornografía y el arte. El arte es un reflejo de la sociedad, de nuestra vida. Por tanto, su deber es registrarlo y mostrarlo»

N.M. ¿Dónde considera que está el límite entre lo artístico y lo pornográfico?

I.M. Para mí no hay límite, a quien no le guste que no mire, nadie obliga a nada. El arte es un reflejo de la sociedad, de nuestra vida, y por tanto, su deber es registrarlo y mostrarlo. Si en el día a día la pornografía se consume, ¿por qué ocultarlo? Hablemos de ello, conozcámonos a nosotros mismos y aceptémonos.

Poder Alba, con Amarna Miller como modelo, de la serie Art of Somoza

N.M. Algunos de sus trabajos reflejan problemas relacionados con las enfermedades mentales. ¿Cree que en España se le da la misma importancia a la salud mental que a la salud física?

I.M. Hace unos años estuve en un programa de radio, La Barandilla, en donde trabaja muy de cerca el suicidio y toda la problemática que conlleva a las familias. En España, es ahora cuando se está empezando a tener más conciencia sobre este tipo de enfermedad. Antes no se hablaba de ello, era un tema tabú. No sé si por vergüenza, desconocimiento o miedo. He puesto este ejemplo porque es el más cercano que conozco, pero funciona igual con otras enfermedades mentales. Creo que todavía nos falta mucho camino por recorrer para tener una conciencia plena sobre las enfermedades mentales, qué son, como nos afecta, etc.

«En España todavía nos queda mucho camino por recorrer para tener una conciencia plena sobre las enfermedades mentales. Qué son, cómo nos afectan…»

 N.M. Uno de sus trabajos más destacados hasta la fecha es Art of Somoza. ¿Cómo fue el proceso de creación a la hora de representar las novelas del escritor José Carlos Somoza?

I.M. El proceso de creación fue largo y laborioso. En primer término pintaba a las modelos para convertirlas en “obras de arte vivas”.  Quería tratarlas como son descritas por José Carlos en su libro Clara y la penumbra. Estas modelos pintadas eran fotografiadas en estudio y posteriormente elaboraba un arte digital. El arte digital lo llevaba al lienzo en donde volvería a pintar con acrílico, fundiendo la fotografía y la pintura en un solo concepto. Para mí es una forma de fusionar realidad y ficción. Difuminar fronteras, hacer que los sueños se vuelvan realidad.

N.M. Ha trabajado también con personalidades del mundo del espectáculo como la bailarina Inmaculada Salomón o la actriz Amarna Miller. ¿Qué diferencias hay a la hora de colaborar con personalidades que practican disciplinas tan dispares?

I.M. No hay mucha diferencia, son dos profesionales en sus respectivos campos y fue muy fácil trabajar con ellas. El objetivo era convertirse en una musa y ambas lo hicieron perfectamente, cada una a su estilo, con sus particularidades, que es lo más interesante.

Saturnalia, con Inmaculada Salomón como modelo, de la serie Art of Somoza

N.M. Actualmente está inmerso en una nueva serie de ilustración y pintura llamada Reflecting Gods con la colaboración de la escritora Megan Maxwell. ¿Puede contarnos algo al respecto?

I.M. En la nueva serie estoy colaborando con diferentes personalidades de diferentes disciplinas, una de ellas es Megan Maxwell, una de las escritoras más vendidas en el género de romántica. Con Reflecting Gods quiero inmortalizar a figuras que tienen un particular significado para mí. Aparte de Megan Maxwell también veréis a Inmaculada Salomón, al escritor José María Plaza o a José Carlos Somoza. Habrá más figuras relevantes pero todavía no lo puedo hacer oficial.

N.M. En sus obras tienen mucha presencia sus musas. Pero, ¿quiénes son sus musos?

I.M. Mis musos son varios, quizás menos representados, pero igual de importantes: Los escritores Héctor Martínez Sanz, José Carlos Somoza, José María Plaza, Carlos Salem, tengo admiración por la figura de Arturo Pérez Reverte, Hideo Kojima, Yoshitaka Amano, H.R.Giger, Salvador Dalí, Miquel Barceló. Seguro que me estoy dejando alguno, pero esos podrían ser mis musos de cabecera.

N.M. ¿Cómo se presenta su carrera artística en 2020?

I.M. En 2020 verán a la luz los distintos trabajos que te he mencionado. El más importante puede ser Reflecting Gods, pero también quiero mostrar la nueva serie de pinturas abstractas y las obras relacionadas con la pornografía. Estad atentos porque se avecina fuerte.

Y para terminar me gustaría daros las gracias por vuestro trabajo y enviaros un abrazo muy fuerte para todo el equipo.

Visita la web del artista: www.miedho.com

Acerca de Christian Giner

Fotógrafo, técnico superior en Realización Audiovisual y estudiante de Periodismo

Ver todas las entradas de Christian Giner →

4 comentarios sobre “Iván MIEDHO: «Hay una moral enfermiza que casi roza la censura. Donde yo sólo veo sexo, otras personas ven un problema de conducta»”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *